Misión

Las barreras idiomáticas nunca fueron tan pronunciadas. Es cada vez más difícil que las iniciativas educativas logren el éxito, debido a las diferencias idiomáticas, ya sea en el área urbana de un país desarrollado (por ejemplo, la población de estudiantes del sistema de escuelas públicas de Chicago habla 73 idiomas diferentes) o de las áreas rurales de un país menos desarrollado (por ejemplo Mongolia, donde la ICDL tiene su primera sede, y donde las escuelas rurales todavía no apoyan la cultura de la lectura por placer).

Cuando una familia se muda de Kenia a Finlandia, de Brasil a México, o de Vietnam a California, con frecuencia deben dejar atrás los libros publicados en su país de origen o en su idioma materno.  En sus nuevos lugares de residencia, puede resultar difícil (o incluso imposible) encontrar libros infantiles de sus culturas y en su idioma materno.  Los padres tienen poco acceso a los libros y las historias de su juventud para pasarlos a la siguiente generación. Muchos niños crecen sin conocer el patrimonio cultural de su familia y su idioma materno.  Un principio fundamental de la fundación es que —independientemente del lugar en donde vivan— los niños y sus familias merecen tener acceso a los libros de su cultura, así como también de la cultura donde se encuentran. De acuerdo con un artículo publicado en 2005 por la UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) en preparación para la segunda reunión de la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información, "la imposibilidad de acceder a información en el idioma materno equivale a negar un derecho humano". El informe también concluye, "en términos de pedagogía, ¿cómo aprenden mejor los niños?  En su idioma materno." 
  
El objetivo de la Fundación ICDL es construir una colección de libros que represente libros históricos y contemporáneos destacables de todo el mundo. En última instancia, la fundación aspira a tener representaciones de todas las culturas y los idiomas, para que todos los niños puedan conocer y apreciar la riqueza de la literatura infantil de la comunidad mundial.